F1 Gran Premio de Monaco 2015, Montecarlo

 

Segundo fallo estratégico por parte de los de Mercedes y esta vez el que ha salido perjudicado ha sido Lewis Hamilton. El británico lideraba la carrera con gran ventaja cuando los de Brackley lo llamaron a boxes justo en el periodo en el que salió el coche de seguridad, a raíz del accidente de Max Verstappen.


Error garrafal para la escudería que lidera, que no pensó que esto podría hacerle perder al bicampeón no una sino dos posiciones, cuando tenía la victoria en sus manos durante decenas de vueltas antes. Los de Toto Wolff, pensando siempre obsesivamente en el doblete, han vuelto a suspender en términos estratégicos. Ni siquiera han conseguido asegurarse las dos primeras posiciones, ya que al meter a Hamilton en el momento incorrecto, además también dejaron pasar a Sebastian Vettel, regalando valiosos puntos para acrecentar el optimismo de los Ferrari.

No sólo eso, sino que esta victoria de Rosberg supone un varapalo terrible para Hamilton a nivel psicológico ya que es la tercera vez consecutiva que el alemán gana aquí y Lewis llegó esta semana pensando en igualar a su ídolo, Ayrton Senna, y de no haber transcurrido así las cosas, la suerte y la velocidad estaban de su lado para conquistar otra cita más del calendario.

La carrera comenzaba con 38º C en pista, una temperatura ligeramente superior a la vivida durante anteriores sesiones. Con 78 emocionantísimas vueltas por delante, la mayoría de coches optaban por salir con superblandos, excepto Nico Hulkenberg, Fernando Alonso, Valtteri Bottas, Will Stevens y Roberto Merhi.

Hamilton sale bien y defende su posición en el arranque. Por otro lado, buenos primeros metros de Daniil Kvyat, que adelanta a Daniel Ricciardo y a punto está de robarle el lugar a Vettel. El primer incidente de carrera no se hace esperar, Hulkenberg y Alonso se tocan en un lugar por el que ambos no podían pasar, el alerón del VJM08 queda roto por el incidente y terminan penalizando al asturiano con cinco segundos de sanción a añadir a su parada en boxes. Tras el paso por el garaje del de Force India a reemplazar su ala, el alemán vuelve a la carrera.

A pesar de eso, Alonso salió bien y ya se encontraba en la 11ª posición, muy próximo a los puntos y a buen ritmo, por delante de Button. Mientras, Hamilton comienza con su concierto particular de vueltas rápidas, 1.20.852 para él, llegando a dejar a Rosberg hasta tres segundos más atrás.

Es entonces cuando Lewis comienza a quejarse de los frenos y Nico, a su vez, de lo lento que está rodando su compañero, ya que él tiene a Vettel justo detrás, que viene pisando muy fuerte. Poco después, el equipo le pediría al bicampeón que incrementara su ritmo y el le respondería a base de vueltas rápidas. Así, también aconsejan a Rosberg que trate de acercarse a Lewis por si saliera un coche de seguridad.

Otro de los que viene muy agresivo es Verstappen, que sufriría un agrio final, su enfrentamiento con Pastor Maldonado acabó rompiendo el endplate del E23 del venezolano. El de Lotus ya venía con problemas, por eso le indicaron a Max que intentara adelantarlo. Es más, la siguiente vuelta, volvería al garaje y la carrera se acabaría para él, cinco desastrosos abandonos en seis carreras para el piloto de los de Enstone, un suma y sigue que no para.

Hacia la vuelta 13 comienza el baile de paradas, con Sainz como primer protagonista, que monta los blandos. Dos giros más tarde entran Valtteri Bottas, Marcus Ericsson y Felipe Nasr. Después, Romain Grosjean pone superblandos. Mientras, por la parte de atrás, victoria de Roberto Merhi sobre Will Stevens, haciendo gala de lo bien que va aquí el castellonense.

En la vuelta 26, los doblados comienzan a ser un obstáculo para Hamilton y le hacen perder hasta un segundo al británico. Sin embargo, cuando Rosberg encuentra tráfico a su paso, se distancia hasta ocho segundos de su contrincante.

Por otro lado, problemas para Toro Rosso, que ya se vio perjudicado ayer con la sanción de Sainz, comete ahora un error en la parada de Verstappen. Una complicación con una de las ruedas hace perder al holandés hasta 52 segundos.

Cuando los tres primeros no han parado aún, el que sí que lo hace es Alonso, que cumple con su sanción y sale noveno, con opciones aún. Por suerte, esta penalización no ha afectado a su puesto, ya que el español venía pilotando a buen ritmo. Los siguientes en parar serían Vettel y Ricciardo, también Raikkonen. A continuación, hace lo propio Lewis, con una impecable parada de escasos tres segundos, con la que sigue liderando provisionalmente.

Es entonces cuando listan una pequeña advertencia para Merhi, por pisar la línea al salir del pitlane, no obstante esta llamada de atención quedaría finalmente en nada. Racha de mala suerte para los españoles, pues justo después de la investigación al incidente de Merhi, ocurre el abandono de Alonso. El español encuentra un problema en la caja de cambios, se lo comunica al equipo y desde McLaren le piden que pare el coche, eliminando de nuevo otra posibilidad de puntos por problemas de fiabilidad. Con el abandono de su compatriota, Sainz asciende a la 13ª posición. Además, justo entonces para Verstappen y el madrileño recupera otro lugar en la tabla.

Vuelta 62 y Verstappen viene muy cerca de Grosjean, el francés se queja de su conducción tan agresiva. Momentos después, el STR10 golpea la rueda derecha del E23 de Romain y el coche del rookie se desestabiliza, pierde las ruedas y va a parar contra el muro en un fortísimo impacto, que deja su monoplaza destrozado y hace salir el coche de seguridad y cambia para siempre el destino del GP de Mónaco.

Cuando Hamilton se dirigía cómodamente hacia la victoria, sale el coche de seguridad y Mercedes le mete en boxes en un fallo estratégio monumental que hecha por tierra su fin de semana y le deja en tercera posición. Un movimiento que ni el mismo se cree y que le hará empujar con toda la rabia durante las últimas vueltas para tratar de minimizar daños.

En el giro nº 70 se vuelve a relanzar el espectáculo y la suerte está echada. El enfado de Lewis hace subir las revoluciones y avanza imperiosamente para reclamar su sitio, pero es tarde y no hay tiempo en carrera suficiente para deshacer lo que se ha hecho tan mal.

Las últimas vueltas nos dejan a un Lewis que lo intenta todo. Además, batalla entre Raikkonen y Ricciardo, que acaba con el australiano tocando ligeramente al finés pero sin sanción para él, en una jornada de dudosa justicia para la mayoría de s aficionados, que seguro que levantará polémica.

Lo que resta sería una celebración de un suertudo Rosberg, al que le salió todo a pedir de boca y una lenta procesión de Hamilton hacia el parc fermé, haciendo gala de su decepción con el resultado en Monte Carlo, parada en medio del circuito incluida. Tras los tres primeros, quedaría Ricciardo, por delante de Kvyat, Raikkonen y Pérez. Button, Nasr y Sainz completarían el top ten.

Fuente: thef1.com

Comments are closed.